Oruga procesionaria

Parece que este año la oruga procesionaria se ha adelantado en algunas zonas de España, os dejamos un artículo que consideramos interesante:

La Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA) instó a ‘extremar la precaución’ por la presencia de la oruga procesionaria del pino, que ya empezó a hacer su aparición este año en zonas de Cataluña, Andalucía y la Comunidad Valenciana, EXPERTOS RECOMIENDAN MANTENER LA ALERTA EN PARQUES Y JARDINES, EN ÁREAS URBANAS, ANTE LA PRESENCIA DE LA OGURA PROCESIONARIA.

La procesionaria del pino afecta a todo el territorio peninsular y a Baleares. La primavera se convierte en el momento de mayo peligro.

Los niños y los animales domésticos y las mascotas, especialmente los perros, son los más afectados por las alergias y urticarias provocadas por el simple contacto con la oruga.

El invierno, mucho más suave y seco de lo normal, ha hecho que este año la población de la oruga procesionaria prospere, adelantado su llegada que suele ser con la llegada de la primavera, y el progresivo incremento de las temperaturas hace que las orugas que anidan durante el invierno en lo alto de las copas de los pinos desciendan en hilera para enterrarse y comenzar el proceso de cristalización que las convertirá en mariposas durante el verano.

La “procesionaria del pino”, Thaumetopoea pityocampa, que debe su nombre a la forma que tienen estas orugas de desplazarse en procesión, constituyen la plaga más dañina. Esta especie, peligrosa para el hombre y muy tóxica para los animales domésticos, afecta a todo el territorio peninsular y a Baleares y reaparece cada año al comienzo de la nueva estación, afectando fundamentalmente a los pinares españoles.

Durante esta época pueden encontrarse también en áreas urbanas, parques, jardines, colegios, urbanizaciones y áreas residenciales en las que hay presencia de pinos y otras especies arbóreas como cedros y abetos, que también se ven afectados.

“El invierno, mucho más suave y seco de lo normal, ha hecho que este año la población de la oruga procesionaria prospere, adelantado su llegada”, afirma la directora general de ANECPLA, Milagros Fernández de Lezeta. Esta plaga supone importante riesgo sanitario para niños, adultos y animales domésticos ya que el simple contacto con ella puede producir dermatitis, lesiones oculares y fuertes reacciones alérgicas o urticarias. La oruga procesionaria está rodeada de unos pelos urticantes que se dispersan y flotan en el aire produciendo irritación en la piel, nariz y ojos. Si se produce un contacto directo con la oruga, su pelo se clava en la piel liberando un producto tóxico que genera la liberación de histamina en la persona afectada y, en consecuencia, la reacción alérgica. Por estos motivos, añade la Fernández de Lezeta, “la procesionaria del pino, además de ser dañina para los pinos, puede convertirse en un problema sanitario para las personas”.

La procesionaria afecta a todo el territorio peninsular y a Baleares y reaparece cada año en primavera. Por ello, “debemos extremar la precaución especialmente entre los meses de abril y mayo, advierte directora general de la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA)”, Milagros Fernández de Lezeta. “Especial atención debemos prestas a las zonas transitadas por niños, por lo que la aconsejamos a los adultos que eviten el posible contacto de los pequeños con las orugas en parques y jardines o zonas de recreo. Los animales domésticos y especialmente los perros están también expuestos, por lo que también aconsejamos a los dueños que cuando salgan a pasearles extremen la vigilancia para evitar que sus mascotas se acerquen a este tipo de arboles. Los síntomas que pueden manifestar son: inflamación del hocico y cabeza, picores intensos en las partes afectadas y abundante salivación”, añade.

Procesionaria

Prevención y control
Cada año las Administraciones Públicas establecen medidas de prevención en bosques y zonas públicas de las ciudades (vías urbanas, parques y jardines) para frenar y evitar la aparición de esta plaga. No obstante, y dado que el establecimiento de medidas preventivas es siempre la mejor de las precauciones, ANECPLA aconseja a los propietarios de fincas, urbanizaciones y jardines que mantengan los árboles –pinos, cedros y abetos- en un estado fitosanitario adecuado para evitar posibles focos de infestación.

Los métodos de control habituales para combatir esta plaga son la destrucción de los bolsones, el empleo de trampas de feromonas, la instalación de barreras físicas o el empleo de productos químicos. No obstante, la elección de los mismos, debe efectuarse valorando factores como el ciclo biológico en el que se encuentre la plaga, las condiciones ambientales, el nivel de infestación o la minimización del posible impacto sobre el medio, los animales y el ser humano. Las empresas profesionales de control y prevención de plagas deben ser, por tanto, las encargadas de establecer las medidas de control pertinentes, y por ello, ANECPLA insiste en la importancia de seguir los siguientes criterios a la hora de seleccionar una empresa experta:
– La empresa tiene que estar inscrita en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Plaguicidas/Biocidas.
– El personal técnico debe estar en posesión del carné oficial que le certifique como especialista.
– Los productos utilizados deben estar registrados y autorizados en la por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Artículo extraído y más información en: Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas www.anecpla.com

 

ORUGAS Y NUESTRO AMIGOS CANINOS

En lo que concierne a nuestros amigos de cuatro patas os dejamos unas indicaciones e información más específica y más “práctica”:

Los perros se pueden ver afectados por contacto directo con los pelos (son como dardos, aguijones que contienen cápsulas de veneno), no mediante una picadura como se suele creer, estos necesitan clavarse sobre la piel limpia (sin pelos) para liberar el veneno. La zona que generalmente más afecta a los perros es la boca, sobre todo la lengua, porque suelen lamer las orugas, puede darse también el caso que se la llegue a tragar, con lo cual la zona afectada es mas amplia, laringe, faringe e incluso el estómago y el daño mayor, también puede ocurrir que los pelillos se claven en los ojos o fosas nasales -si son arrastrados por el viento- entre las almohadillas, con lo que la reacción se puede dar en varios sitios, debemos estar atentos.

Síntomas en un perro afectado
– Hipersalivación (babeo).
– Excitación exagerada.
– Prurito facial (el perro se rasca la cara).
– Lengua inflamada (pudiendo llegar a inflamarse toda la cabeza).
– Vómitos.
– Inflamación edematosa de labios.
– La lengua cambia de color y se agrieta.

Si se ha producido contacto con la lengua o con cualquier otra parte de la mucosa oral, la zona afectada puede presentar un aspecto verdoso al principio, sialorrea abundante y luego, poco a poco va adquiriendo un tono negruzco hasta que al final se cae el trozo de lengua (necrosis). Si el veneno consigue llegar a la laringe, es cuando existe peligro inminente ya que el animal puede morir por asfixia. Y también hay riesgo alto de shock anafiláctico en animales particularmente sensibles o que hayan sufrido envenenamientos sucesivos, que puede derivar en la muerte del animal.

Por ello debemos tener especial atención ante la oruga procesionaria, y si nuestro perro se ve afectado, se le pueden hacer unos “primero auxilios” como curas caseras, lavado con agua caliente, limón o vinagre… pero sobre todo, lo que debemos de hacer es ir inmediatamente al veterinario para que le aplique el tratamiento necesario para su curación.

Más adelante pondremos un artículo más específico sobre la oruga procesionaria y los perros.

Categories: NOTICIAS

Comments are closed.